lunes, 23 de junio de 2008

Sapo verde

Ese sapo verde

se esconde y se pierde.

Así no lo besa

ninguna princesa.



Porque con un beso

él se hará princeso

o príncipe guapo

¡y quiere ser sapo!



No quiere reinado,

ni trono dorado,

ni enorme castillo,

ni manto amarillo.



Tampoco lacayos,

ni tres mil vasallos.

Quiere ver la Luna

desde la laguna.



Una madrugada

lo encantó algún hada.

Y así se ha quedado,

sapo, ¡y encantado!



Disfruta de todo,

se mete en el lodo,

saltándose solo

todo el protocolo.



Y le importa un pito

si no está bonito

cazar un insecto.

¡Que nadie es perfecto!



¿Su regio dosel?

No se acuerda de él.

¿Su sábana roja?

Prefiere una hoja.



¿Su yelmo y su escudo?

Prefiere ir desnudo.

¿La princesa Eliana?

Él ama a una rana.



A una rana verde

que salta y se pierde,

y mira la Luna

desde la laguna.







...y a mí se me cae la baba de ver a mis 26 enanos recitándolo a coro y por iniciativa de alguno de ellos.



Ahora me voy a la fiesta del cole, vestida de "sapa" verde, a ver a mis queridísimos enanos, vestidos de sapitos verdes, recitando este poema...



...y a disfrutarlos por penúltima vez, que mañana es el último día de cole. Y yo (al contrario que muchos maestros/as, y de lo que la gente suele pensar) estoy que me muero de la pena, sabiendo que es muy posible que después de mañana ya no los vuelva a ver...



¡Putos destinos definitivos! ¡Puta Alcalá del Río (con perdón de los alcalareños)! ¡Puta administración educativa, que entiende de tó menos de educación!

12 comentarios:

Ivi® dijo...

¡Me ha encantado el poema!. Con razón a tus niñ@s les ha gustado tanto:-D ¿Es tuyo?. A mi me recuerda muchísimo a Gloria Fuertes. ¡Mira que lo pasaba yo bien leyendo sus libros!. Recuerdo especialmente "El Hada Acaramelada! :-)

V dijo...

No, Ivi, no es mio. Lo encontré por Internet, hace ya tiempo...

Sí que es bonito, sí. Y eso que la mayoría de ellos aún no le terminan de pillar el sentido, que tienen aún 4 añitos.

MARISA dijo...

ains ya te lo dije por sms pero me ha encantado!! me gustaría haber visto a los nanos ahí puestos..jaja que soles.. bueno, se acabó el curso, el año que viene tendrás 26 nuevas sorpresitas esperándote para que le enseñes la plastilina y a recortar con tijeras sin punta..besitos

V dijo...

Niña, pues tengo foto, así que cuando quieras verlos... sólo tienes que avisar...

Por lo demás, no les enseño plastilina ni tijeras, que esas cosas ya las aprenden solitos. Les enseño a trabajar en equipo, a tener conciencia de grupo, a dar y recibir cariño, a expresarse a sí mism@s, a ser autónomos e independientes, a tener ideas propias, a buscar soluciones realistas a los problemas de la vida...

...cosas en las que (la mayoría), a pesar de los años, sigo suspendiendo...

Conchi (Conral) dijo...

Es muy bonito el poema, V. Y tus "enanos" seguron que estuvieron pa comérselos. Pero el próximo curso, si no tienes a estos, tendrás a otros y luego a otros... y así será siempre, querida maestra. Te lo digo por experiencia!
Un abrazo y felices vacaciones.
(Sigue buscando poemas como este que es precioso)
Conchi

mera dijo...

De pequeño me gustaría tener una maestra como tú. El poema de quien sea, me parece muy bonito y divertido. Suerte.

lanobil, dijo...

Esos locos bajitos seguro que te echarán muchísimo de menos. Un saludo desde otra Alcalá...

Fini dijo...

Cuando puedas pásate por mi blog que tienes un regalito ;-)

Natacha dijo...

V, lloré como una tonta el día que terminé mis clases... tampoco me acostumbro a dejarles... se llevan siempre un cachito de mi corazón.
Un beso, linda
Natacha.

V dijo...

Natacha, la gente me dice que con los años te acostumbras... pero algo me dice que, aunque no lo viva tan intensamente como ahora, cada promoción que suelte dejará siempre un pequeño desgarro en mi corazón.

Sé que tengo que trabajar las pérdidas, que las llevo fatal. Pero a quienes disfrutamos tan intensamente nuestra profesión ¡que nos quiten lo "bailao"!

Besitos.

hawwah dijo...

qué poema tan divertido...

me ha encantado y más aún cuando he imaginado la escena de los 27, sapitos y ranas, recitando :)

siento mucho tu cambio de destino... qué pena da irse cuando uno disfruta tanto un trabajo...

sigo leyendo...

Marisilla dijo...

Te entiendo tan bien, niña. Yo este año no lo olvidaré porque me he encontrado en el instituto con compañer@s geniales (algunos de los cuales son ya amig@s míos) y con chavales estupendos (a pesar de que en ESO hay cada elemento que.... ejem....).

Besitos y suerte en el nuevo destino!!!

MARISA.