miércoles, 29 de octubre de 2008

miércoles, 22 de octubre de 2008

He aprendido...

He aprendido....que nadie es perfecto
hasta que no te enamoras..

He aprendido que....la vida es dura
pero yo lo soy más!!

He aprendido que...las oportunidades no se pierden nunca
las que tu dejas marchar...las aprovecha otro.

He aprendido que...cuando siembras rencor y amargura
la felicidad se va a otra parte.


He aprendido...que necesitaría usar siempre palabras buenas...
porque mañana quizás se tienen que tragar..

He aprendido...que una sonrisa es un modo económico
para mejorar tu aspecto.

He aprendido...que no puedo elegir como me siento...
pero siempre puedo hacer algo.

He aprendido que...cuando tu hijo recién nacido
tiene tu dedo en su puñito...
te tiene enganchado a la vida.

He aprendido que...todos quieren vivir en la cima de la montaña.
pero toda la felicidad pasa mientras la escalas.

He aprendido que...se necesita gozar del viaje
y no pensar sólo en la meta.

He aprendido que...es mejor dar consejos sólo en dos circunstancias...
cuando son pedidos y cuando de ello depende la vida.
...y sigamos aprendiendo...

martes, 21 de octubre de 2008

Mi gordita...

Gordita, hoy volví a sentirte tan cerca...

Verás que hay un nuevo lucerito en el cielo. Lo reconocerás porque es chiquito, mimoso, blandito, tierno, gustoso... Como un muñequito.

Y seguro que brilla con fuerza para seguir dando un poquito de luz y calor a su Dorita. Ella me lo contó hace un rato.

Y justo al terminar, volví a perderte en la linea discontínua. Y hasta el cielo lloró un llanto intenso, inevitable y descontrolado.

Cuida de él. Buscaré tu luz junto a la suya.

Besitos, mimos y arrumacos para los dos.

lunes, 20 de octubre de 2008

A veces...

A menudo, el exceso de ruido (o la falta de silencio) no nos permite escucharnos.
A veces, un segundo de silencio no buscado, accidental, nos lleva a percibir una melodía mal entonada, un cántico desafinado, que suena tan mal a nuestro oído interior (que no oído interno) que inmediatamente triplicamos los decibelios externos para no asustarnos de un corazón que late desacompasado.
A veces, entonces, lo golpeamos, cual jodido despertador matutino. Pero como no va a cuerda, ni a pilas, no muere a golpes. Y es como río que intentas frenar, o secar, o contener. Desborda en una gran crecida por la zona menos adecuada.
A veces, no está tan mal dejar el mundo en stand by (o bajarse un rato, también vale). Y así, como músic@ con su instrumento, como instrumento con su músic@, afinar la fibra y la madera, el alma y el metal, el corazón y la cuerda.
A veces, si nos tomamos el tiempo adecuado (siempre más del que en un principio nos apetece) encontramos nuestra clave particular, y sin necesidad de memoria ni partitura, comienza a sonar nuestra propia melodía.

Tu corazón

Sé tú misma cada día.
Déjate estar.
Permítete sentir.
No ates tu corazón.
No lo fuerces.
Ni lo obligues.
Ni lo contengas.
Ni lo encierres.
Ni lo predispongas.
Ni le exijas.
Sólo ábrelo.
Déjalo fluir.
Y llorar.
Y reir.
Permítele latir...
...y escúchalo.
Seguro que suena precioso.

Luna lunera


Luna Lunera

cascabelera,

te quiero igual

quieras o no quieras,

si creces o menguas,

si te vas o llegas.



Besitos luneros,

caricias blancas,

susurros nocturnos

y abrazos al alba

para una lunera

de esta lunática.

jueves, 9 de octubre de 2008

La Bella Durmiente

La Bella Durmiente resultó hechizada
y ahora sueña y duerme, duerme y sueña.

Deshechizador que la deshechice
mérito tendrá.

Se encomienda esta tarea
a alguien de la realeza.
Desde érase que se fue
se encargó el príncipe azul.
Pero me da que, por esta vez,
el deshechizador será princesa.

Pero no azul... ¡qué vulgar!
Tan frio... Tan distante...
Mejor roja, naranja, amarilla,
verde, azul (también), violeta.

Y así llegó la princesa,
pedaleando en bicicleta.

Entró en el palacio encantado
y se encontró a la durmiente más bella
con fondo de sofá rojo,
con cuerpo de mujer
y cara de niña tierna,
con boca de picota
y mirada (escondida) de hechicera.

La princesa le dió un beso
(sólo uno en este cuento)
y su bella despertó.

Descorrió las pestañas.
Encendió las miradas.
Hechizó a la princesa y...

...

...


...el resto ya no os lo cuento.

Je je je!!!