martes, 1 de abril de 2008

¿Injertamos?




Bonita flor, sí señora. ¡Qué detalle!
Muchas gracias, Corazón.

Bien bonita. Perfecta en sus formas.
Y no caduca. Será siempre.

Aunque no tiene el olor del azahar en tu mesa
...pero también por eso nunca lo perderá.

Y tampoco la mece el viento
como a las margaritas que espío desde la ventana de mi clase
...pero ninguna pisada la va a tronchar.

¿Qué prefieres?
¿Explosión de azahar caducifolio?
¿O pétalos binarios
(0101 ...me quiere, no me quiere)
por siempre jamás?


Se me ocurre que injertemos
para darle a la del naranjo
un cachito de eternidad.

O, si lo prefieres,
a la programada
una chispa de realidad.

¿Funcionará?

Arriesguemos,
que la vida nos dirá.

Estrella fugaz

Pocas estrellas relucen
en la niebla en Primavera,
tan solo alguna fugaz
y su luz es pasajera.
Pero consiste la vida
(dice Machado) en pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre la mar.
Mientras no levante la niebla,
seguiré buscando cada noche
la fugaz incandescencia de una estrella.

Cielo translúcido


Casi no llega tu luz.

Ya no siento tu calor.

Y no sé si está nublado

o la transparencia es poco transparente,

si las cataratas me llegaron en los veinte

o es que el Cielo translució.