lunes, 30 de junio de 2008

Una vela por tí

Siempre me fascinó el fuego. Algo tan vivo, tan inmaterial, tan inabarcable, tan enigmático, tan vital, tan esencial... y que transmite tanto...!





Más allá de ningún significado religioso, me gusta encender velas para dar vida, para materializar (aunque sea con algo inmaterial) a una idea, a un sentimiento...






... y hoy enciendo una por tí, Inma, porque quiero (y necesito) pensar que todo va a ir muy bien, como mínimo, tan increiblemente bien como hasta ahora.



¿Quieres encender tú una vela? Por mi amiga Inma, por tí, por mí, por lo que te preocupa, por lo que te emociona, por lo que te hace sentir...



Notas blancas escritas en clave de azahar

Notas blancas.
Puras.
Francas.
Inmensas.
Intensas.
Inabarcables...
Que desprenden
un embriagador aroma a azahar,
porque en esa clave están escritas,
porque suenan a flor,
y a brillo en la mirada,
y a conexión intensa,
y a caricia sublime,
y a suspiro encantado,
a morriña y futuro,
y a canciones que hablan
de paz interior.
Una paz compartida
que me desmonta
y me recompone,
que me supera
y me emociona,
y me ilusiona,
y es tan bonita...