miércoles, 20 de agosto de 2008

Danza nocturna

...Volvimos a efectuar esa danza nocturna que desde el comienzo nos resultó natural: dormir abrazados tan estrechamente que si uno se da la vuelta el otro se acomoda y si uno se separa el otro se despierta...

(Fragmento de "La suma de los días", de Isabel Allende).