viernes, 26 de diciembre de 2008

Enhorabuena! Has sido muy valiente!


Esa es la respuesta de mi familia extensa ante mi salida de armario.

Y sé que cada familia es cada familia. Pero la mía (la extensa, digo) de abierta y comprensiva tiene poco. Y de facha, pija y tradicionalista, muy mucho.

Y sé que las circunstancias son las circunstancias. Pero también sé que las circunstancias influyen pero no deciden...

...porque quienes decidimos somos nosotr@s.

Cuando tenemos claridad mental y coherencia con lo que sentimos, cuando somos quienes somos, y no quienes esta sociedad (o amigos, o familia, o compañeros, o vecinos, o...) quiere que seamos, entonces caminamos por la vida con la cabeza bien alta, el paso seguro y transmitiendo confianza y seguridad a aquellas personas con las que nos relacionamos cada día. Porque hay que saber venderse, al menos lo justo para no renunciar a nosotr@s mism@s y a lo que queremos en la vida.

Que (como suelo decir) la vida son dos días, y uno y medio está "nublao", como para andar encima perdiendo el tiempo tontamente y no disfrutando la vida en toda su profundidad.

Esta es mi experiencia. Es mi forma de ver y sentir este tema. A tí, que aún no te plantes salir, a tí, que andas con un pie ya fuera, a tí, que ya saliste, pero aún tienes una mano sujetando el tirador de la puerta del armario... píénsalo, medítalo, pero no te robes mucho tiempo, que ya HOY mereces ser feliz.

Fiestas felices???

Este año, por circunstancias personales, no quiero escribir sobre estas fiestas.

Pero no por ello dejo de desearos que paséis unos días muy felices (ahora, y todo el año, claro) con unos momentos muy intensos (positivamente intensos), en compañía de quienes vosotros elijáis (si también vosotr@ sóis elegid@s por esas personas), y dándole a estas fechas la suficiente importancia como para disfrutarlas a tope, pero no demasiado como para sufrir porque no sean este año como quisiéramos.

Como me dice una sabia amiga mía, que nunca os falte un sueño por el que luchar, un proyecto que realizar, algo que aprender, un lugar a donde ir y alguien a quien querer. (Lo de "Felices fiestas" lo suprimo).

Sin más, un besazo lleno de cariño a quienes me leéis.