miércoles, 21 de enero de 2009

esas... no volverán...

...y volverá el armónico azahar
su melodía a dejar sonar,
pero todas aquellas notas,
las melodiosas y las desafinadas,
esas... no volverán...

...y aprenderé a cuidarte, y viceversa,
y tú a tirarte al agua,
y yo a afinarme,
pero aquella tarde de orgullo y arcoiris,
esa... no volverá...

...y volverá a llevarme de tu mano
a la morriña, al paraíso, al mar,
pero esos días inmensos de locura,
esos días... no volverán..

...y volverá mi mano a acariciar tu cara
con más magia que nunca, y a suspirar,
pero aquellos momentos de confiada incertidumbre,
esos... no volverán...

...y volverá su intenso aroma
nuestra pituitaria a embriagar,
pero aquellos toques finales de bizcocho,
esos... no volverán...

Florecerá de nuevo
en mi vida,
y en nuestras vidas,
nuevo,
increible,
particular,
irreemplazable,
pero siempre,
siempre
azahar.