miércoles, 14 de julio de 2010

Chao, paraíso.




Mordí la manzana...


y perdí el paraíso...